• +34 964 25 94 36
  • euroditan@euroditan.com

La empresa

¿Quiénes somos?

Somos una pequeña empresa especializada en la creación de tecnología para medir la densidad aparente en los procesos cerámicos. Nuestro máximo interés es conseguir mayor precisión a menor impacto medioambiental y menor coste para nuestros clientes. Trabajamos con materiales de primerísima calidad y nuestras máquinas están sometidas a una mejora continua. Es decir, siempre estamos intentando mejorar los resultados, y las nuevas aplicaciones que creamos siempre son adaptables sobre el modelo básico.

La problemática del mercurio

El mundo de la industria cerámica ha utilizado durante muchos años para medir la densidad aparente el método de inmersión en mercurio. Esta práctica, aunque de gran exactitud, tiene el gran inconveniente de que su elemento principal es éste conocido metal, famoso por su toxicidad.

El mayor problema es medir la densidad aparente con una exactitud tan elevada como la del mercurio. Y es aquí  donde empieza nuestra laboriosa investigación. Hace 18 años nuestro ingeniero  fundador, D.Engmann, empezó a explorar cómo conseguir medidas fiables de densidades aparentes de piezas cerámicas sin usar mercurio ni métodos invasivos o inexactos. A parte de la inmersión en mercurio existen varias maneras de medir la densidad aparente en cerámica. Tenemos las tecnologías de Rayos X y de Laser, muy caras y complicadas de utilizar para muchos operarios; por otro lado tecnologías que simulan el principio de Arquimedes utilizado en el mercurio, pero con productos no tóxicos como la glicerina, aunque bastante inexactos. Por último tenemos el método, patentado por esta casa, de diferencias de presiones de cámaras volumétricas. Mediante sensores de presión de una precisión muy elevada, nuestra cámara de medición es capaz de medir el volumen de sólidos cerámicos con una precisión de hasta ± 0.005 gr/cc. Inicialmente, se estudió si hacerlo con aire o con agua destilada, pero fue observado que el agua siempre implica muchos más problemas que el aire, en todos los sentidos. De estas forma nace en el año 2000 el primer densímetro por aire comprimido, el prototipo 3-30:

 

La exactitud solventada, solo era necesaria una manera de transportar piezas crudo cerámicas, a veces muy finas, y otras veces con complicados relieves , desde la zona de entrada hasta el interior de la cámara de medición, y viceversa, sin sufrir ningún daño. Probamos todo tipo de tecnología para realizar movimiento dentro de la máquina. Tenía que ser una forma barata y no agresiva, algo complicado. Se incorporaron mejoras en el prototipo 3-30 y creamos la máquina 3-50 que tenía un sistema de pinzas muy complejo pero que alguna vez seguía rompiendo probetas crudas muy finas. Fruto de otro desarrollo logramos conseguir el transporte seguro mediante succión por ventosas, adaptando esta tecnología al circuito central de la máquina de aire comprimido, solventamos un problema enorme con algo que ya podía incorporar directamente nuestra propia tecnología. Nacido en el 2007, el Densimeter 3-20 ,trabajando conjuntamente con el sistema de transporte de succión por ventosas y la doble membrana adaptada a la cámara de medición,no rompe ningún tipo de pieza, puede medir tanto porcelánico sin apenas porosidad como crudo, relieves imposibles, pasta roja o blanca e incluso pastas coloreadas, todo con la misma precisión. Y hemos adaptado mejoras con respecto a su antecesor en todos los campos, desde la electrónica hasta la neumática. Estamos absolutamente orgullos de haber conseguido una tecnología capaz de medir con tanta fiabilidad y facilidad.Nuestra meta final es poder integrar absolutamente nuestra tecnología a los procesos cerámicos y a la industria 4.0, garantizando así una exactitud de medida muy elevada y una contaminación inexistente.