Tecnología

¿Quiénes somos?

Somos una pequeña empresa especializada en la creación de tecnología para medir la densidad aparente en los procesos cerámicos. Cuando se prensa una pieza cerámica, la presión o fuerza con que se comprime el material, define la compactación de la misma. El comportamiento que tiene cualquier cerámica en todos sus procesos depende directamente de su compactación de prensado. La desgasificación, la porosidad y la contracción dependen directamente de ella. Euroditan tiene máximo interés en conseguir mayor precisión a menor  coste e impacto medioambiental para nuestros clientes. Trabajamos con materiales de máxima calidad y nuestras máquinas están sometidas a una mejora continua.

Introducción a la compactación

Cuando se establecen los parámetros y criterios para la cocción de un producto cerámico, se define también un valor de compactación (o densidad) determinado para que el producto tenga al final las características deseadas (absorción de agua, resistencia mecánica etc).
Si todo cuerpo cerámico prensado tuviera siempre la misma compactación (densidad) en todas sus zonas de su superficie y si se consiguiese mantener esta misma densidad siempre constante, desaparecerían en la producción todos los problemas y defectos como:

  • descuadre de las piezas.
  • lados cóncavos o convexos.
  • diferentes calibres en las cavidades de la prensa.
  • diferentes calibres de día en día.
  • diferentes tonos de colores por variación de absorción.
  • corazón negro descontrolado.
  • pinchazos en el esmalte por desgasificación desfasada.
  • grietas después del secado.
  • grietas después de la cocción.
  • etc.

Este ideal, de mantener la densidad siempre igual, no es alcanzable, ya que varios factores que intervienen en la densidad no pueden mantenerse constante. Estos factores son en principio:

  • la humedad del granulado.
  • la granulometría del granulado.
  • la carga del granulado en el molde.
  • la presión específica en cada cavidad
  • la presión específica de la prensa
  • las tolerancias del molde y de los punzones
  • la temperatura ambiente y en el molde
  • la humedad ambiente
  • etc.

Si se trabaja sin conocimiento de la densidad del prensado, se procede de forma ciega y solamente al final del proceso, cuando el producto terminado sale del horno, se sabe los imperfectos de la producción y se ven los defectos anteriormente descritos.

Trabajar con conocimiento de la densidad

La densidad define cuanto material hay en un determinado volumen. Se define por la relación Densidad = peso /volumen. Muchas variables dependen de esta relación peso/volumen durante la producción como contracción, desgasificación, porosidad, absorción, etc.
Cuando se conoce la densidad de un producto crudo y su distribución en toda la prensada a la salida de la prensa, el comportamiento durante el proceso de fabricación vuelve predecible. A partir de este momento ya no se trabaja ciego. Es más: Si la distribución de densidad se mueve entre umbrales permitidos, el tamaño de las piezas vuelve estable y las deformaciones se mantienen entre límites aceptados, las tonalidades de los colores varían mucho menos al mantenerse la absorción más constante y la desgasificación durante la cocción se realiza en los tiempos previstos y por lo consiguiente no hay defectos en el esmalte por esta causa, ni se produce el llamado corazón negro de forma descontrolada.

La problemática del mercurio

La aplicación escrupulosa de las normas ISO 14000, las normativas de Medio Ambiente, junto con la elevada toxicidad del mercurio, hacen en Europa, Estados Unidos y otros países el uso del mercurio imposible.

Nuestra tecnología

Bajo estos puntos de vista se ha buscado un nuevo método que pueda permitir la determinación de la densidad aparente de las probetas cerámicas sin necesidad de utilizar mercurio, pero con una exactitud, seguridad de proceso y velocidad similar. Por ello hemos creado un sistema de control sin mercurio (ya casi 10 años en el mercado) que trabaja con la ley de gases y descubre la densidad con la misma exactitud y velocidad como el otro principio con mercurio.
Al trabajar con aire, las probetas deben ser hermetizadas para que el aire no penetre los poros del cuerpo cerámico, ya que se busca la densidad aparente del producto. Una membrana superior y otra inferior en forma de rollos de 60 metros de longitud, garantizan un trabajo sin necesidad de mantenimiento, desplazándose las membranas poco a poco automáticamente para prevenir su rotura por desgaste o fatiga.